blog de sara tapia

5 agosto, 2007

Filed under: relatos... — saratapia @ 23:17

NO SÉ

   

Parecía ajena al estruendo de su alrededor.

En realidad el ruido no era demasiado alto, pero sí molesto. Extraordinariamente molesto. Ya digo, más por su insistente monotonía que por su volumen. Una monotonía a la que no te podías acostumbrar; sin ritmo, lo que hacía imposible que lograras incorporarla a los ritmos corporales o temporales. Una repetición chirriante.

Desafinada. Discordante. Disonante.

Estridente. QUE DABAN GANAS DE GRITARLE AL VIENTO PARA INTRODUCIR LA ARMONÍA QUE FALTABA PARA PODER INTEGRARLA EN UN ORDEN NATURALLLL…

Horrible.

Ponía los pelos de punta. Desquiciaba los nervios. Pero ella se comportaba como que no lo oyera. ¿Insensible?

¡No estaba sorda!

¿Cómo podía soportarlo?

Simplemente, estaba ensimismada.

Pensando en su vida. Algún acontecimiento pasado más organizado, más equilibrado, más armónico reclamaba toda su atención. Otra vida insonorizaba el presente. El latir de otras experiencias amortiguaba cualquier clamor actual.

No estaba loca.

Sencillamente, había decidido refugiarse en sus recuerdos.

© Sara Tapia, 2003.

Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: