blog de sara tapia

17 mayo, 2014

Los viajes de Verónica

Filed under: aportaciones artísticas y literarias — saratapia @ 15:35

Texto para la exposición de Verónica Alcácer. Sala Consulado del Mar de Burgos. Hasta el 22 de mayo

Atreverse a acompañar a Verónica Alcácer en sus viajes a través de su arte es una experiencia sin igual y un proceso de transformación y de renovación que no nos dejará indiferentes, pues todo el recorrido es una invitación a iniciar nuestro propio viaje y a descubrirnos en él.
El camino comienza en la sólidez aparente de las Catedrales burgalesas pues, aunque amarradas a las raices, Verónica les da alas en su magistral “desdibujado”, sugerencias que permiten construir un paisaje propio al mirarlas desde cada experiencia particular. Pero esta mezcla entre lo robusto y lo liviano no es más que el reflejo de un momento personal convertido en arte: vida y arte imbricados, trazando el norte en la búsqueda del sentido de su yo.
La expedición se desenraiza en sus mares y en sus barcas. Un renacimiento. Punto de inflexión. Desaparece la seguridad de la tierra, se pierde su base firme, el paso se torna inestable, se inicia una aventura hacia la fragilidad; como contrapartida se transmuta en un proceso de recarga de energía en lo originario, de fortaleza: la osadía de emprender un recorrido que la desamarra y le abre horizontes ilimitados. A su pintura. A su vida. Tres colores, tres pilares, amarillo, magenta y azul componen el infinto de las posibilidades del viaje, de la vida, de la obra; creación mágica al alcance de su mano experta. Otro viaje entre colores.
En sus escenografías Verónica hace ejercicio de la libertad recobrada en la amplitud de sus océanos, en la explosión de opciones, que se traduce en la expansión de su creación.
El viaje termina en el umbral. Aunque parezca una paradoja simboliza el encuentro, el reencuentro, mejor dicho, de Verónica con su yo, y una voluntad de reinvindicar lo que ella es y a lo que no desea renunciar: es quien es. Es una mujer generosa en su vida, en su expresión, en su obra y en su estar en el mundo. Y Jerusalem destila la esencia de Verónica. En las sedas que retratan a la Ciudad Santa cristalizan su vida, sus viajes, sus paisajes, sus mundos, que se ensanchan en el camino, con el camino, por el camino. Y asistimos a una obra simbiosis de la vida y del arte. Verónica, en las sedas; las obras, en Verónica. Obra y vida. Estratos que construyen modos de ser en un movimiento contínuo.
Salimos de la exposición habiéndonos contagiado de la energía renovadora de Verónica Alcácer, del impulso a la vida de que nos hemos ido empapando en su compañía pues, con su viaje, habremos recorrido nuestro propio periplo.

© Sara Tapia

Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: